miércoles, 10 de noviembre de 2010

BRONCEADO SIN SOL, EFECTOS Y BENEFICIOS

La tendencia es una piel sana, luminosa y, sobre todo, bronceada. Adelántate al sol y ganá tiempo con el autobronceado. El efecto del sol sobre la salud de las personas tiene una importancia inmensa.
El sol es vital para nuestro organismo. No existe vida sin sol. Lo necesitamos para nuestra piel, nuestra sangre y la densidad de nuestros huesos. Pero demasiado sol, tampoco es bueno. Por lo tanto, todos los conocimientos sobre los procesos fotobiológicos, deben ser tratados con gran responsabilidad.
Existen estudios que señalan las influencias favorables del sol sobre la salud humana: circulación sanguínea, metabolismo, producción de vitamina D, además de que una piel morena, conseguida de un modo adecuado, tendrá mejor y mayor protección pues se trata de una protección natural.
Algunas afecciones de la piel también pueden ser tratadas con luz solar (como la soriasis).

EL SOLARIUM

Los efectos del bronceado son los mismos sean producidos por el sol o en el solarium. No obstante, existe una verdadera diferencia entre el sol y el solarium. Al diseñar un solarium los ingenieros se esfuerzan en minimizar los riesgos de quemaduras, dando a la radiación emitida por las lámparas una composición diferente a la luz del sol, eliminando la radiación nociva, y aprovechando los distintos efectos que producen en la piel los ultravioletas de las distintas longitudes de onda. El espectro luminoso de la mayoría de los solariums, comparado con el sol, contiene muchos más ultravioletas de onda larga (UV-A) y considerablemente mucho menos ultravioletas de onda corta (UV-B). Por lo tanto el riesgo de quemaduras será mucho menor y los efectos benéficos serán los mismos. Una ventaja del solarium sobre el sol es que el proceso del bronceado es más fácil de controlar. El sol es impredecible, mientras que el solarium tiene una calidad constante.
De cualquier manera, para conseguir un bronceado saludable, hay que tener en cuenta un "programa de bronceado" que respete el tipo de piel y que sea lento y progresivo.
Los tipos de piel se clasifican de acuerdo con su color (Prof. Fitzpatrick) de I a VI. La piel más blanca representa el tipo I y el VI la piel de raza negroide.
En la práctica el bronceado solo se calcula sobre la base de los tipos II a IV inclusive, debido a que los tipos de piel V y VI no necesitan bronceado y el tipo I no se broncea (aunque también necesitan una pequeña dosis de UV para beneficiarse de sus efectos).
Casi todo el mundo ha aprendido por experiencia propia que broncearse demasiado deprisa puede provocar quemaduras. Esto puede tener efectos desagradables e incluso nocivos. Sin embargo nada de esto está reñido con el hecho de que, "bronceado" significa saludable, mientras que la gente sepa dosificarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada